6 Vitaminas y minerales que el cerebro necesita

220
6 vitaminas minerales cerebro necesita

Se trata de uno de los órganos más complejo del hombre y que requiere muchos nutrientes para su correcto funcionamiento. En los últimos años, los investigadores han conseguido comprender con mayor exactitud cuáles son las vitaminas que mejoran el funcionamiento cerebral y que van a tener mayor impacto en la salud. A continuación, les presentamos las vitaminas y minerales que son indispensables para el correcto funcionamiento del cerebro.

El cuerpo necesita ciertos nutrientes posibles de encontrar en los alimentos que se ingieren de manera diaria. Una buena alimentación, no solo asegura un cuerpo activo y sano sino que también, puede ser vital para el desarrollo y el bienestar de uno de los órganos más importantes del hombre: el cerebro. A continuación, los alimentos claves para lograr tener una mente activa y sana para toda la vida.

Tiamina (vitamina B1)

Las vitaminas del grupo B se consideran particularmente importantes para la buena salud del cerebro. Desempeña un papel clave en la conducción de los impulsos nerviosos, según concluyó un artículo publicado en The Journal of International Medical Research. De otro lado, tener deficiencia grave de esta vitamina puede conducir al síndrome de Korsakoff, un trastorno de la memoria y el aprendizaje frecuente en las personas alcohólicas. Alimentos con vitamina B1: pistachos, nueces de pecán, pescado o piñones.

Ácido fólico (vitamina B9)

Tiene un papel importante en la formación de dopamina, epinefrina (adrenalina), y serotonina, neurotransmisores del cerebro. De hecho, cada vitamina B juega un papel determinante en la preservación las funciones cerebrales y la agudeza mental. Empezando por el ácido fólico (vitamina B9), que es esencial en el desarrollo prematuro del cerebro, estas vitaminas ayudan en muchos aspectos a nuestro cuerpo y nuestro cerebro.

Son varios que los estudios que han asociado el deterioro de la memoria con niveles inadecuados de ácido fólico, vitamina B12, y vitamina B6. Los niveles bajos de vitamina B9 están relacionados con niveles altos de homocisteína, un aminoácido que se produce en el cuerpo humano. Los niveles altos de homocisteína en la sangre pueden dañar el recubrimiento de las arterias y provocar que la sangre coagule con más facilidad de lo que debería. Esto aumenta el riesgo de que se obstruyan los vasos sanguíneos debido a la formación de un coágulo (trombo) en el interior del vaso. Un trombo puede desplazarse a través del torrente sanguíneo y quedar atascado en los pulmones (embolia pulmonar), en el cerebro (accidente cerebrovascular) o en el corazón (ataque cardíaco).

Ácido ascórbico (vitamina C)

La concentración más alta de esta vitamina esencial se encuentra en el cerebro, especialmente en la glándula pituitaria (400 mg / kg). La vitamina C es importante en la síntesis del neurotransmisor dopamina y protegiendo al cerebro contra el estrés oxidativo. Como esta vitamina no puede almacenarse en el organismo, es recomendable tomar diariamente alrededor de 90 mg de estos alimentos. Alimentos con vitamina C:brócoli, coliflor, naranjas, mandarinas o fresas.

Calcio

Es esencial para el funcionamiento cerebral, pues tiene un rol central como mensajero de las células nerviosas. También regula la neurotransmisión y controla la excitabilidad nerviosa. Tener deficiencia de calcio es raro, ya que el organismo tiene una gran reserva de este mineral en los huesos, pero algunos fármacos pueden reducir su presencia. Alimentos con calcio: leche, yogur, queso, tofu o espinacas.

Magnesio

Es importante para la conversión de las vitaminas B en su forma activa. Un estudio descubrió que la administración de suplementos de magnesio a ratones adultos mejoró su memoria de trabajo y su memoria a largo plazo. Además, el equilibrio entre los niveles de magnesio y de calcio evitan la excitabilidad del sistema nervioso. Tener deficiencia de cualquiera de ellos puede causar problemas neurológicos. Alimentos con magnesio: semillas de calabaza, cacao en polvo, almendras o anacardos.

Zinc

Los científicos no saben qué papel juega exactamente el zinc en la salud cerebral, pero su deficiencia ha sido asociada con diferentes trastornos como la enfermedad de Parkinson o el Alzheimer. Alimentos ricos en zinc (fundamental también para el sistema inmunológico): cordero, ostras, calabaza o hígado de ternera.

Por Mar Sevilla. Lic. en nutrición

The Dominium Group