¿Comer grasa es malo? ¡No siempre!

874
comer grasa no es malo

En este artículo te develamos por qué comer más de algunas grasas puede ser bueno para la salud… y hablamos de aquellas grasas que nos habían dicho que no comiéramos.

Vamos a hablarte de las grasas, ¿qué son?, ¿dónde se encuentran? Y ¿comer grasa es tan malo como dicen? Como lo dice el título ¡No siempre! También te diremos por qué deberías incluirlas en tu dieta del día a día.

Antes se recomendaba evitar las grasas (incluso todavía se sigue recomendado limitarlas), muchos creen que el comer grasas hará que acumules grasa corporal, también se cree que por ser las que aportan más Kcal por gramo hará que acumules grasa. Las grasas ayudan a la absorción de las vitaminas liposolubles, necesitas grasas saturadas de origen animal y vegetal como pueden ser:

  • Carne
  • Productos lácteos
  • Ciertos aceites
  • Frutos como el coco

En qué te ayuda la grasa

  • Reduce los niveles de colesterol (ácido palmítico y esteárico).
  • Forma los bloques de construcción para las membranas celulares, hormonas y sustancias similares, necesarias para la conversión de caroteno a vitamina A y absorber ciertos minerales.
  • Modula la regulación genética, entre otras muchas más.

Tipos de grasas

Grasas poliinsaturadas: Son líquidas incluso a bajas temperaturas, están en aceites y pescados como por ejemplo: aceite de girasol, maíz, soya, atún, sardinas, salmón, etc.
Grasas monoinsaturadas: Están en el aceite de oliva y frutos secos como: avellana, nueces de macadamia, etc.
Grasas saturadas: Hay que tener cuidado en no asociarlas como grasas malas, ya que nuestro cuerpo las necesita para su funcionamiento en cantidades idóneas y que el mismo produce, como el colesterol.

Nuestras membranas, cerebro y huesos, están formados por grasas saturada, solo debemos consumir la mejor calidad de alimentos para obtener lo mejor.

Están en mayor cantidad en la mantequilla, lácteos enteros, aceite de coco, aceite de palma, carnes rojas, etc.

Una de las grandes ventajas de las grasas saturadas es que son estables a altas temperaturas, y por tanto son ideales para cocinar.

Grasas trans: Estas son el problema, se hacen calentando aceites a altas temperaturas , y mediante la hidrogenación estas grasas vegetales se convierten en saturadas, aumentando los niveles de LDL y disminuyendo el HDL o colesterol bueno. Estas grasas se pegan fácilmente a las arterias y provocan problemas cardiovasculares, y son más difíciles de eliminar.

Están en galletas, panes, dulces, helados, margarinas, comidas procesadas. Estas son grasas artificiales.

Estos son los principales tipos de grasas y donde se encuentran, recuerda que jugaran un papel clave en tu salud y equilibrio a nivel hormonal y celular.

Las grasas que debes evitar son las trans y no precisamente están en un trozo de carne, sino que en la mayoría de galletas o comidas procesadas.

Las grasas saturadas provenientes de los animales, nuestro cuerpo las ocupa y es capaz de generarlas si las necesita, nuestro cerebro está hecho principalmente de grasas saturada; al igual que el 50 % de la leche materna es grasa saturada.

Te recomiendo que tu dieta contenga un promedio del 25% o hasta el 40 % de grasas, en función de tu distribución y tipo de cuerpo, pero jamás debes descartarlas de tu dieta diaria.

Para cocinar nada mejor que:

  • Mantequilla orgánica
  • Aceite de coco
  • Aceite de aguacate
  • Aceite de oliva en frío o para el horno es buena opción

Comer carne roja no es malo, disfrútala solo prefiere de animales alimentados con pasto.
En lo personal me funciona excelente una dieta alta en grasas en cuanto a rendimiento, saciedad y placer al comer. Mis grasas favoritas: nuez, aguacate y aceite de oliva para usar en todo.

Por Fernanda Hurtado. Nutrióloga