¿Cómo crear en ti la actitud del éxito?

138
como crear la actitud del exito

Teodoro Roosevelt dijo “El hombre común que tiene éxito, no es un genio, es un hombre que solo tiene cualidades ordinarias, que las ha desarrollado a un grado que trasciende lo ordinario”.

La gente con éxito alcanza sus objetivos no solo por quienes son sino más a menudo por lo que hacen, y por la actitud que tienen haciendo lo que hacen. Un estudio de Harvard demostró que después de finalizar sus estudios, los alumnos más ricos y que habían prosperado más, habían sido los más alegres y comprometidos, independientemente de su punto de partida previo y del dinero que tenían sus familias. Así que NO, el éxito no es cuestión de suerte ni del destino: Es cuestión de actitud y de decisión.

El poder de tus pensamientos

La mente cree todo lo que le dices, y funciona por repetición. Por lo general, no somos conscientes de todos los mensajes «en contra» que nos lanzamos al cabo del día. De hecho, si no fuera por ellos, lograríamos todo cuanto nos propusiéramos. Nosotros, y nuestros pensamientos, somos siempre nuestros mejores, y también peores enemigos.

La actitud es esencial

La buena noticia es que, si activamos nuestros pensamientos y actitudes positivas, generaremos nuevas dinámicas y acciones de éxito que atraerán más de lo mismo. Y, esto se logra con la práctica y entrenando la mente. Y eso no significa que te conviertas en una persona diferente, sino que aproveches tus oportunidades para mejorar tu día a día, aplicando sencillos y fáciles secretos de tienen en común las personas de éxito.

Tu mente es tu aliada

Los pensamientos y actitudes positivas son imprescindibles para la felicidad y el éxito. Para lograrlo, necesitamos además de ello conocernos y utilizar a nuestro favor, el poder de nuestra mente y pensamientos.

¿Cómo funciona la mente?

La mente necesita que le generes un campo de confianza, y para ello necesita saber qué es lo que va a hacer, que es posible y que merece la pena lograrlo. Esta es la forma de pasar a la acción con garantías.

El 95% de las personas no logra lo que quiere, porque simplemente no sabe que es, o no se ha parado a pensar qué es lo que quiere.

El primer paso para entrenar la mente, y generar la actitud del éxito es conocer y reconocer lo que quieres. Definir con claridad tus objetivos y que estos sean acordes a tus verdaderos deseos, motivaciones y valores, es la primera clave fundamental para entrenar tu mente hacía el éxito de tus objetivos. Cuando lo haces, entonces sí, conectas con tu fuerza interior, y tienes la felicidad que te orienta a tus acciones de éxito, con convicción, decisión y la felicidad previa al éxito.

¿Qué hacer?

Escribe tu objetivo, de la forma más concreta posible. Una forma de hacerlo es pensar en grande en primer lugar, para después concretar. Además, un objetivo lo es, sólo lo la medida en que está cuantificado, y estableces unas fechas para alcanzarlos:

  • ¿Para cuándo lo quieres?
  • ¿Del 1 al 10, cuanto te motiva tu objetivo?
  • Imagina que yo lo has logrado. Créelo como real.¿Cómo te sientes? ¿Merece la pena?
  • ¿Qué estas dispuesto a hacer por lograr tu objetivo?

Definir un objetivo implica escoger. A veces muchas ideas son la excusa para no llevar a la práctica ninguna. En realidad, todos sabemos lo que queremos, sólo que a veces tenemos miedos o creencias limitantes que nos impiden. Estas se asientan en nuestro subconsciente y dirigen nuestra vida, en gran medida, ya que son las responsables del 90% de nuestras decisiones. Se alimentan de nuestros miedos. Y la buena noticia es que se pueden gestionar y cambiar. Necesitamos conocerlos primero para transformarlas luego.

Estas obligado creer en ti mismo si quieres alumbrar tu éxito con tu fuerza interna. Y este es el verdadero reto para alcanzar cuanto de verdad si quieres, en sintonía con tu propia vida. Escoger y definir tu objetivo, en lo concreto, es una forma fácil de confrontar tus miedos.

¿Es posible alcanzar mi objetivo?

En este punto necesitamos crear el escenario que nos permita alcanzar nuestro objetivo. Para ello, define un plan de acción con pasos concretos y definidos en el tiempo. Haz este ejercicio desde la fecha prevista que tienes de consecución, con un retro planning de las acciones que vas a emprender para lograrlo. Sólo desmenuzando el elefante a trozos, con organización, constancia y convicción se logran los objetivos.

¿Qué le da garantías a tu mente para lograr tus objetivos?

  • Tú, tu propio aval del éxito: Revisa tu vida y logros, y date cuenta de que sí fuiste capaz de lograrlo entonces, ahora también puedes.
  • Referentes: Cuando tengas claro tu objetivo, pregúntate: ¿qué otras personas sí lo han logrado? No te compares, sencillamente aprende de ellos, de los pasos que han dado y de lo que han logrado. Ellos no son diferentes a ti, lo que les hizo diferentes fue su determinación, motivación y convicción.
  • Cree en ti: Del mismo modo que otras personas lo han logrado, y también tu mismo en otras ocasiones, debes tener presente que…: «tu sí puedes» Para recordártelo, y también para grabarlo en tu mente, practica asiduamente la afirmación: “YO puedo”.

Por Gema Cuevas. Psicóloga

The Dominium Group