Cómo eliminar las malas hierbas de tu jardín de forma casera y natural

Eliminar las malas hierbas puede ser algo cansado y aburrido, y en ocasiones acabamos gastando dinero en herbicidas que las eviten o las maten para siempre. Desde La Buena Vida te traemos algunas opciones para que hagas tu propio herbicida casero y natural.

352
Cómo eliminar las malas hierbas de tu jardín de forma casera y natural
© [Olga] / Adobe Stock

Usa agua hirviendo

Este herbicida es, con mucho, el más simple de preparar, ya lo menos que puede sucede es que derrames agua hirviendo sobre tí mismo, y es también el menos es perjudicial para las personas y el medio ambiente.

Coloca una gran olla de agua a hervir, y luego se vierte sobre las hojas y tallos de las malas hierbas de las que te quieras deshacer. El uso del agua hirviendo es un método eficaz para matar las malas hierbas en lugares tales como grietas de la acera o calzada, o sobre un área mayor en la que te te gustaría volver a plantar después de que las malas hierbas se hayan ido, ya que no deja ningún residuo ni tendrá ningún efecto perjudicial a largo plazo.

Al igual que con todos estos herbicidas caseros, sigue siendo importante sólo aplicarlo a las plantas que deseas quitarte de encima, ya que fácilmente también puedes matar a tus flores o plantas de verduras y frutas.

Encender con fuego

La aplicación directa de calor al follaje de las malas hierbas hará que las plantas se marchiten de inmediato, y lmatará cualquier hoja que puedan rebrotar de las raíces. En tiendas para el hogar y el jardín, podemos encontrar herramientas de llama que permiten aplicar la llama y el calor directamente a las malas hierbas sin quemar más de la cuenta.En las zonas propensas a los incendios, deberás tener algunas precauciones adicionales.

Harina de maíz

Sin ninguna duda, después de usar un extractor de malas hierbas, este es uno de los mejores herbicidas, si no el mejor. Y es tan sencillo como esparcir harina de maíz sobre la tierra y ya nada crecerá bajo ella, pues actúa como una especie de anulador de las semillas.

Lo mejor es esperar a que tus semillas germinen para asegurarte de que la harina de maíz no perjudica tu plantación. A continuación, utiliza un extractor de malas hierbas y cuando no quede ni una esparce la harina, así no brotarán las semillas de los hierbajos.

Echar cloruro de sodio

El cloruro de sodio o sal de mesa común, es un herbicida eficaz, y tiene cierta notoriedad histórica siendo utilizado para arrasar a los suelos de los pueblos conquistados (al echar sal sobre los campos se evita que las plantas crezcan allí).

Debido a que la sal puede tener un efecto perjudicial en el suelo, es importante que sólo se aplique directamente a las hojas de las malas hierbas, y no empapar el suelo, especialmente en las jardineras con otras plantas que si queramos conservar. Disuelve 1 parte de sal en 8 partes de agua caliente, añade una pequeña cantidad de jabón líquido (para ayudar a que se adhiera a las superficies de las hojas), y se vierte en una botella de spray. Para aplicar, cubre o ata las plantas cercanas que no desees matar, y luego rocia las hojas de las malezas con la solución.

Aplica vinagre

Con un poco de vinagre blanco sobre las hojas de la maleza, comprobarás que mueren al momento. El vinagre blanco se vende en las tiendas de comestibles y tiene ácido acético aproximadamente en un 5%, que suele ser lo suficientemente fuerte para la mayoría de las malas hierbas, aunque una versión más industrial puede contener hasta un 20% de ácido acético, lo cual puede ser perjudicial para la piel, los ojos o los pulmones.

El vinagre puede ser aplicado por pulverización con toda tu fuerza sobre las hojas de las malezas, teniendo cuidado de minimizar cualquier exceso de rocío en las plantas de jardín y el suelo cercano. Las aplicaciones repetidas pueden ser necesarias, y la adición de un poco de detergente líquido para platos pueden mejorar la eficacia de este herbicida casero.

Cómo eliminar las malas hierbas de tu jardín

Se dice que las malas hierbas son sólo plantas cuyas virtudes aún no se han descubierto, pero si realmente estás cansado de ellas y no tienes intención de esperar para para averiguar cuáles son esas virtudes, es posible que desees utilizar uno de estos herbicidas caseros en lugar de las versiones químicas que además cuestan dinero.

La forma más ecológica de deshacerse de las malas hierbas es tirar de ellas hacia arriba, desenterrar las raíces, dejarlas secar al sol, y luego añadirlas a un compost o mantillo de pila. Sin embargo, este método también puede llevarnos algo de tiempo, por lo que si estás buscando una manera más rápida para llegar efectivamente a deshacerte de las malas hierbas, uno de estos herbicidas caseros podría ser el camino a seguir.

Por Ada funes. Escritora para elespanol.com

The Dominium Group