¿Cómo evitar que tu hijo sea adicto al celular?

256
como evitar hijo adicto al celular

No sirve de nada que pongas reglas si tú mismo no las sigues. Los padres deben ser los primeros en controlar el tiempo que pasan en el teléfono.

El que nuestros hijos sean nativos digitales no los condena a una vida de adicción al teléfono celular. Está en nosotros gestionar su utilización para evitar que sean abducidos por mucho tiempo por la pantalla. Pero como en todo lo que respecta a la educación de nuestros hijos, el principal detalle a tener en cuenta es el ejemplo que nosotros como padres les estamos dando, por eso si quieres evitar que tus hijos sean adictos al móvil, edúcales con el ejemplo.

Ten muy en cuenta que los niños aprenden por repetición, es decir, lo que vean que haces, ellos lo harán. Si estás todo el día enganchado al móvil lo verán como algo natural, y te imitarán. Luego no puedes exigirle que suelte el móvil, cuando tú mismo no puedes vivir sin él. Es incoherente y estás dandole un mal ejemplo.

Los padres tienen la culpa de la adicción de los hijos

Los padres somos los culpables de que los hijos se «enchufen» a los dispositivos y se desconecten del mundo. Al no prestarles la atención que se merecen, empujamos a nuestros hijos a que acaben enganchados a móviles y tablets, y al no regular su uso, a que además se vuelvan adictos a ellos. Pero si además tú mismo eres incapaz de regular tu propio uso, quiere decir que estamos perdidos.

Si tu le preguntas a tu hijo, seguro que preferiría jugar contigo toda la tarde, que a estar enganchado por largos períodos al teléfono celular. Pero como esto pocas veces es posible y en el móvil hay tantas cosas interesantes para ver, acaban buena parte de la tarde, o toda, porque además no son conscientes del tiempo que pasan, allí metidos. Es aquí, otra vez, donde deben intervenir los padres.

¿Por qué los niños se vuelven adictos al móvil?

Al igual que sucede con la televisión, a pesar de conocer los riesgos de que pasen demasiadas horas frente a la pantalla, los niños se vuelven adictos básicamente por tres motivos. Porque:

  • 1.- Es una estrategia de los padres, ya que les viene muy bien que esten calladitos y tranquilos,
  • 2.- Porque los padres no controlan su uso y,
  • 3.- Porque los padres son adictos. Volvemos a lo mismo, la culpa siempre es de los padres.

Desengánchate tu primero

Las nuevas tecnologías no son el diablo ni mucho menos. Al contrario, nuestros hijos son afortunados al haber nacido en esta era tecnológica. Es más, creo que es imprescindible que los niños se acerquen a las nuevas tecnologías desde que son pequeños. Pero todo en su justa medida, ya que una sobreexposición al mundo digital puede afectar su crecimiento social y emocional.

Para evitar la adicción de tus hijos, debes cortar por lo sano y desengancharte tú antes. Debes actuar a tiempo para prevenir que tu hijo sea tragado por el mundo digital. Hay padres perpetuamente enganchados al móvil, que siempre están chequeando el correo, pendientes de chats o resolviendo algo «urgente», incluso cuando están con sus hijos. ¿Has hecho la cuenta alguna vez de cuánto tiempo pasas con el teléfono y sin tus hijos? Quizá no quieras hacerla.

Más atención al móvil que a los hijos

El Dr. Jenny S. Radesky, pediatra del Centro Médico de Boston, observó con dos colegas a 55 grupos de padres e hijos en un restaurante de comida rápida. Encontraron que 40 de los adultos enseguida sacaron los móviles y los utilizaron durante la mayor parte de la comida. Esto podemos observarlo cualquiera de nosotros a menudo en restaurantes, parques infantiles, en la calle… Y si lo hacen fuera, en casa también, o más. Se presta más atención a los dispositivos que a los niños.

Nuestros hijos se sienten ignorados, que no nos importan, y afecta profundamente nuestra comunicación con ellos. Se pierde una interacción muy importante en los años en los que somos imprescindibles para ellos. Es algo que va a pasarnos factura en algún momento si no hacemos nada al respecto.

No querrás que tus hijos te recuerden siempre enganchado al móvil, ¿verdad? Toma medidas para autocontrolar tu propio uso cuando estás con ellos. Desengánchate del móvil y conéctate a tu hijos. Por el bien de tus hijos, haz un uso razonable y no obsesivo del móvil.

Consejos para desconectarte del móvil

Si lo tienes a mano, lo usas. Así que como se hace en algunos restaurantes, dejar el móvil en una cestita o en una mesa al entrar a casa puede ser una buena opción.

  • No uses el móvil cuando salgas con tus hijos.
  • Silencia las notificaciones cuando estés con ellos, así evitarás la tentación de cogerlo.
  • Ponte horarios para usarlo: busca momentos en los que no estés con tus hijos.

Por Olga Rovati. Periodista y directora de bebesymas.com

The Dominium Group