Gentrificación: Construyendo donde no viviremos

418
gentrificacion denver

Mucho se ha dicho sobre el proceso que está ocurriendo en nuestra ciudad (pero no solo en Denver) en el que la vivienda se está volviendo demasiado cara y las familias ya no pueden pagarla.

Gentrificación es una adaptación adecuada al español del término en inglés «gentrification», con el que se alude al proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor.

Y esto ha estado sucediendo desde algunos años y con un impacto negativo en muchas
familias, en especial las latinas y otras minorías. Como residente de Denver esto me preocupa, como un joven empresario me preocupa aún más, y como un latino esto me enfurece pero sé que hay algo que podemos hacer.

Al ser empresario desde hace 8 años he visto la otra cara de la moneda, pero, no todos hablan de ello. Este auge en el mercado de la vivienda con apartamentos construyéndose a izquierda y derecha, con casas remodeladas y construidas en todas partes, con personas que compran sus primeras viviendas o se mudan a una mejor, ha tenido un impacto positivo en muchas empresas, especialmente las constructoras.

Los latinos somos propietarios de muchas de las empresas de construcción, pintura, jardinería, etc. que están construyendo y remodelando estas propiedades. Hay tanto trabajo que las empresas tienen que decir que no a algunos proyectos porque no tienen suficientes trabajadores para la demanda.

Pero ¿por qué no? Puede ser porque no funcionará bien en su agenda o porque el problema
no es que los precios estén aumentando, sino porque la comunidad latina no se beneficia de su propia mano de obra, estamos construyendo viviendas en las cuales nunca vamos a vivir.

Permítanme explicar y decir esto primero: la gentrificación es definitivamente un problema, que se ha creado debido a tantas personas quese mudan a esta gran ciudad, y es horrible, no es lo que nos define a los Coloradenses. Vivimos un crecimiento rápido, debido a que a la gente le gusta nuestra cultura, trabajos y la legalización de la marihuana.

Esto creó un problema, con más de 100,000 personas que se mudaron aquí solo de 2014 a 2015, según la Oficina del Censo de EE. UU., La vivienda escaseaba, por lo tanto, los precios subieron mucho. Por eso debemos actuar, empoderar a nuestra comunidad y darles el mismo nivel de igualdad de condiciones.

Lo que se debe hacer

  • Enseñar a nuestra comunidad latina sobre cómo ser propietario de su vivienda.
  • Tener mejores salarios.
  • Tener mejor acceso a préstamos.
  • Ser educados sobre el crédito.
  • Dar la oportunidad a nuestra industria de la construcción latina y de minorías para que crezca y florezca.
  • Tener acceso a préstamos de negocios.
  • Pero lo más importante está en conocer como funciona el mercado de la vivienda.

Vimos cómo nuestros vecindarios cambiaban rápidamente. Ahora ni siquiera se puede reconocer las calles que una vez fueron históricas en nuestra ciudad. Podemos cambiar esta tendencia, hay muchas compañías locales y dueños de negocios (no solo latinos) que estarían dispuestos a construir la vivienda a un precio justo y accesible.

Hay que ayudarlos y permitir que nuestra gente se convierta en la empresa desarrolladora para que podamos proporcionar la vivienda que nuestra gente necesita. De esto se trata nuestra cultura en Denver, y es la razón por la cual la ciudad se convirtió en uno de los mejores lugares para vivir en todo el país.

Los líderes de la ciudad pueden aportar conocimiento y herramientas para que nuestra comunidad actúe6 y use a nustros excelentes trabajadores, compañías que pueden hacer
el trabajo y dueños de negocios que también viven en estos vecindarios y que entienden la
necesidad.

Los gobiernos no pueden impedir que las empresas vengan, pero pueden dar prioridad a
nuestros negocios locales que querrán mantener intacta nuestra cultura de Denver. No creo
que sea culpa de nuestros funcionarios electos. Esto es lo que ocurre cuando cientos de miles de personas se mudan a una ciudad a la vez.

El Alcalde Hancock ha trabajado arduamente para detener la gentrificación y ahora tiene un
programa para subsidiar el costo de la vivienda para trabajadores. Es una gran noticia y un buen punto de partida, apoyemos sus esfuerzos.

Dejemos que el mercado florezca, pero en unidad con nosotros, apoyemos a nuestros líderes comunitarios en sus esfuerzos, demos ideas y soluciones y no solo apuntemos con el dedo y, lo más importante, ayudemos a nuestros hermanos y hermanas necesitados.

Por Christian Jimenez. Empresario y asesor
de funcionarios de gobierno,
empresas, y universidades

The Dominium Group