Los 10 productos de limpieza más tóxicos

1571
productos limpieza toxicos

Algunos productos que usas para limpiar, desinfectar, abrillantar o pulir pueden contener elementos muy nocivos para tu salud. Te desvelamos cuáles son y cómo puedes evitar los peligros.

Tenemos la creencia de que los productos de limpieza que usamos son inocuos, pero la realidad es que muchos son realmente nocivos a corto, mediano y largo plazo para nuestra salud. Hoy vamos a hablarte de los 10 productos de limpieza más nocivos. Presta atención para disminuir su uso o erradicarlos completamente.

1. Multiusos, jabón para la ropa y lavavajillas

La mayoría de estos productos contienen alcohol, propilenglicol y tripolifosfato de sodio. El alcohol puede causar náuseas y vómitos si se ingiere; el propilenglicol es irritante y puede causar daños en el sistema inmunológico; y el tripolifosfato de sodio irrita la piel y puede ocasionar ceguera en contacto directo con la piel y los ojos.

2. Aromatizantes

La fragancia o el perfume de los limpiapisos y otros detergentes del hogar puede causar asma, náuseas, irritaciones cutáneas, cambios de humor repentinos, depresión y pérdida de memoria. El culpable es la sustancia EDTA, un contaminante orgánico persistente y súper perjudicial también para el medio ambiente.

3. Detergente para el baño

Suele contener cloro, un elemento químico que irrita la piel, los ojos y los pulmones. Además suele llevar paradiclorobenceno, que puede dañar los ojos, la nariz y el sistema nervioso. Y en los que son desinfectantes suele haber fenol, un componente muy perjudicial si se ingiere ya que es potencialmente cancerígeno.

4. Limpiavidrios

La mayoría de estos productos de limpieza están fabricados a base de amoníaco, un compuesto que en grandes concentraciones puede irritar los ojos, la garganta y las vías respiratorias, así como inflamar los pulmones y destruir la mucosa gástrica, además de lesiones en la epidermis.

5. Blanqueadores

Uno de los componentes de estos limpiadores, el hipoclorito de sodio, es especialmente nocivo. Ingerido en grandes cantidades ocasiona delirio, baja presión sanguínea y daños graves en el esófago y el estómago. Nunca debe mezclarse con amoníaco ya que produce una reacción química que emana gas tóxico.

6. Limpiahornos y destapacañerías

Para combatir la grasa y los atascos, suelen contener hidróxido de sodio o sosa cáustica, un producto que puede ocasionar daños gravísimos en el sistema gástrico y digestivo en caso de ingestión. Ese compuesto también suele encontrarse en productos desinfectantes y anti-hongos.

7. Desengrasantes

Suelen llevar disolventes de butilo tóxicos, que pueden dañar al hígado, los riñones y el sistema central nervioso. También los suelen llevar los limpiadores multiusos y los limpiacristales.

8. Limpiametales

Su elemento nocivo, entre otros, es el ácido clorhídrico o ácido muriático, que es súper corrosivo e irritante para cualquier tejido que entre en contacto con él. Una exposición muy elevada al ácido clorhídrico puede provocar la aparición de líquido en los pulmones y también la muerte por asfixia.

9. Pulidores de zapatos y pizos

Mucho cuidado si entre sus componentes ves que contiene nitrobenceno, un producto muy tóxico y fácilmente absorbible a través de la piel, los pulmones y el intestino en caso de entrar en contacto, respirarlo en grandes cantidades o ingerirlo. Puede llegar a causar daños graves en el sistema nervioso, defectos en los fetos y hasta la muerte.

10. Abrillantadores para muebles

Suelen contener formaldehído, un compuesto que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasifica como “carcinógeno confirmado para humanos”.

¿Cómo evitar los peligros?

  • Procura ventilar mientras estés limpiando.
  • Mantén los productos de limpieza en un lugar seguro.
  • Usa guantes y ropa adecuada.
  • Cumple las instrucciones de uso y las advertencias de peligro.
  • Usa productos biodegradables.
  • Nunca mezcles productos.
  • Dilúyelos en agua para disminuir sus efectos nocivos.
  • Usa sustancias menos nocivas como el vinagre, el agua oxigenada, el limón o bicarbonato. •

Fuente: clara.es

The Dominium Group