Plata y cobre: Los antivirales de la antiguedad

60
plata-y-cobre-los-antivirales-de-la-antiguedad

Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.

Hoy en día ningún medicamento se puede comercializar sin los diferentes estudios que avalen su eficacia y sin la aprobación del organismo correspondiente, pero en muchas ocasiones los estudios solo han confirmado algo que en la Antigüedad ya sabían. Es verdad que ellos no sabrían explicar el porqué o el cómo, pero sí sabían para qué.

La plata

Como el caso de la plata para conservar y esterilizar el agua. Los primeros trabajos publicados sobre el uso de la plata para tratar las heridas datan del siglo XVII. Durante el siglo XIX se desarrollaron tratamientos con sales de plata por sus propiedades antimicrobianas e incluso a finales de siglo se comenzó a usar el hilo de plata por los cirujanos para prevenir las posibles infecciones posoperatorias.

Otro ejemplo lo tenemos en la colonización del Far West por el hombre blanco. El desconocimiento de la orografía y de lugares donde abastecerse de agua daban importancia al traslado de grandes cantidades y a su conservación que era echar una moneda de plata al agua.

Según nos cuenta Heródoto, Ciro II de Persia siempre llevaba consigo grandes vasijas de plata para transportar el agua en sus múltiples expediciones de conquista. Hoy en día sabemos que la plata es un agente antimicrobiano de amplio espectro cuya eficacia ha sido ampliamente probada frente a los microorganismos más dañinos que aparecen en la vida cotidiana, como E. Coli, Legionella, Pseudomonas o Salmonella, entre otros. Además, es insípido, inodoro, no es tóxico y sirve para tratar más de seiscientas enfermedades virales y bacterianas (parásitos, herpes, cándidas, etc).

El cobre

Los antiguos egipcios usaban cobre para esterilizar el agua potable, curar dolores de cabeza y ayudar con las afecciones de la piel, y los soldados usaban las limaduras de sus espadas de bronce (aleación de bronce yo estaño) para evitar las infecciones de las heridas. Hipócrates, uno de los primeros referentes de la medicina, recomendaba el cobre como tratamiento para diversas enfermedades. En la India y el Lejano Oriente, el cobre se usaba para tratar afecciones de la piel y enfermedades pulmonares.

También conocían sus propiedades en la antigua civilización azteca, donde trataban el dolor de garganta y las infecciones respiratorias con una especie de infusiones de cobre. En Roma, los médicos recomendaron el uso de cobre para limpiar el cuerpo de toxinas, curar úlceras bucales e incluso enfermedades venéreas.

Durante la epidemia de cólera del s. XIX en París, los médicos se quedaron perplejos ante la «aparente» inmunidad de los trabajadores del cobre. También el mundo del vino ha sabido sacar provecho ya que se utiliza el sulfato de cobre para prevenir la aparición de hongos.

En 1882, Pierre Marie Alexis Millardet, un profesor de Botánica en Burdeos, observó en una viña afectada por mildiu que la mayoría de las viñas habían perdido sus hojas, excepto las filas más cercanas a la carretera que se habían impregnado con una pasta de sulfato de cobre y agua. Millardet comenzó a hacer mezclas con sulfato de cobre, cal y agua, y en 1885 elaboró el bouillie bordelaise o “caldo bordelés”, uno de los primeros fungicidas de la historia.

El cobre comenzó a ser frecuente desde la Revolución industrial como materia prima de objetos, accesorios o instalaciones, y aunque hoy en día sostiene a nuestra civilización, a lo largo del siglo XX su uso se fue sustituyendo por otros materiales más elegantes y, sobre todo, más baratos, como el plástico, el vidrio templado, el aluminio o el acero inoxidable.

¿Qué sabemos hoy en día?

Estudios recientes en entornos sanitarios han demostrado que, con la misma limpieza y hábitos de siempre, con superficies y materiales de cobre se produce una reducción de hasta el 90% de las bacterias en las superficies, y este mismo trabajo llevado a las unidades de cuidados intensivos mostró una reducción del 58% de las infecciones en los pacientes.

Así que, se puede concluir que el cobre, que además con el paso del tiempo no disminuyen sus propiedades, no solo puede curar varias enfermedades, sino que también ayuda a prevenirlas.

Es hora de recuperar el cobre en los espacios públicos, y en los hospitales en particular. Ante un futuro inevitable de pandemias mundiales, deberíamos usar cobre en la atención médica, el transporte público e incluso en nuestros hogares. Y aunque es demasiado tarde para detener el COVID-19, no lo es para pensar en la próxima pandemia.

Por Javier Sanz. Periodista