¿Qué es la higiene postural?

685
higiene postural

Para disfrutar de una buena calidad de vida es clave mantener una buena postura. Por esto, desde La Buena Vida te damos los mejores consejos y hacemos un repaso de las posturas que te ayudarán a prevenir el dolor de espalda y las molestias lumbares. ¿Preparado? ¡Empezamos!

La higiene postural son normas, consejos y actitudes posturales, tanto estáticas como dinámicas, encaminadas a mantener una alineación de todo el cuerpo con el fin de evitar posibles lesiones. En este artículo te damos algunos consejos básicos para aprender a realizar los esfuerzos de las actividades cotidianas de forma adecuada, para facilitar la adquisición de hábitos saludables y prevenir lesiones en la espalda.

Postura para levantar pesos

Cuando intentas agarrar un peso del suelo debes flexionar siempre las rodillas manteniendo la espalda ligeramente erguida. No se debe coger el peso con las piernas rectas y agachando la espalda ya que podría causar lesiones graves con continuas repeticiones. A la hora de incorporarte sube despacio y suavemente, nunca de un tirón. Una vez estés con el peso en posición vertical, manténlo siempre cerca del pecho con los brazos flexionados y no en el aire separado de tu cuerpo (la fuerza que ejerce la espalda es mayor).

Postura al dormir

Lo mejor es dormir en posición «tronco» (boca arriba y con almohada debajo de las rodillas), o de costado con brazos y piernas algo flexionadas ligeramente (posición fetal), nunca dormir boca abajo. Si te gusta dormir boca arriba no te tumbes recto sin almohada en la cabeza, necesitas apoyos que equilibren tu espalda y no dañarla.

Postura al trabajar

Por ejemplo, si trabajamos frente al ordenador en la debemos de mantener la espalda recta y apoyada en una silla anatómica, las articulaciones (rodillas, codos, caderas) deben situarse en ángulo de 90º y que la altura de la pantalla se situe en el mismo nivel que nuestros ¡nunca por debajo!

En trabajos en los que haya que manipular objetos estando de pie en una mesa, conviene poner un apoyo para colocar un pie y así mantener la rodilla elevada y la espalda recta, para no sobrecargar los musculos.

Cuando estés de pie

Un consejo es cambiar el apoyo de tus pies cada 15 ó 20 minutos. También puedes andar pequeños pasos de vez en cuando para evitar la inmovilidad y flexionar las rodillas un poco para no tensionar los músculos y ligamentos. Recuerda que tu columna ha de estar siempre recta, ya estés sentado o de pie.

Cuidado con el estrés

Es considerablemente mayor la probabilidad de padecer dolores cuando estamos sufriendo estrés. Es importante que sepas que el estrés provoca la aparición de contracturas y tensiones musculares. Además nuestras estructuras nerviosas están más sensibles y los dolores se perciben con mayor intensidad.

Lo primero que tendremos que hacer es aprender a gestionar este estrés, pero un modo muy positivo y que nos puedes ayudar a de descargar tensiones y cuidar de nuestra espalda es prácticar deporte, y más concretamente natación, meditación o yoga.

Evita la ropa ajustada y los tacones altos

Busca siempre tu propia comodidad, esto hará que evites tomar posturas erróneas que acaban dañando nuestra espalda. Utiliza siempre calzado cómodo en la medida que sea posible. Evita tacones altos que producen varices y deja que tu pie descanse con una suela media (tampoco es aconsejable una suela totalmente plana).

Evita el sobrepeso

La rutina y la falta de tiempo hace que comamos rápido y mal. La obesidad hace que nuestros músculos y huesos deban soportar más peso del debido, apareciendo dolores y cultivando futuras lesiones. Mantén una dieta equilibrada rica en frutas, fibras y verduras frescas, tu organismo lo agradecerá.

Practica algún deporte

Nuestro cuerpo tiene que estar activo, si realizáramos un poco de ejercicio al día evitaremos la rigidez del mismo, y a su vez aliviaremos tensiones del día. Basta con media hora al día, empieza siempre con suaves estiramientos para después, salir a andar, ir en bicicleta, a nadar o incluso a bailar, Si lo haces en compañía de otra persona te será más fácil.

Visita un quiropráctico

La columna vertebral es la llave de tu salud, si nunca has chequeado tu columna no dudes en hacerlo. El doctor quiropráctico especialista en la columna vertebral se encarga de examinar, analizar y detectar subluxaciones o anomalías para hacer lo que sea necesario para restaurar las funciones. Y recuerda que trabaja a nivel neuro-musculo-esquelético, es decir que trata las hernias discales, protusiones, ciática, lumbalgia, cervicalgia, tensión muscular, etc. Y también con el sistema nervioso: mareos, vértigos, reflujos, acufenos, etc.

Por Aim High Chiropractic

¿Está sufriendo algún dolor? Llame a Aim High Chiropractic ahora mismo al (303) 458-0294 nuestro personal habla español. Programe cuanto antes su consulta completa gratuita con uno de nuestros especialistas en lesiones por latigazo.

The Dominium Group