¿Qué hacer si el médico te pide el SSN?

101
que-hacer-si-el-medico-te-pide-el-ssn

Estás llenando formularios en un consultorio médico, un hospital u otro centro de atención médica, y en una sección te piden el número de seguro social. Aquí te decimos si debes darlo o no.

Según los expertos en privacidad, no debes hacerlo. «Tener registros con números de seguro social en un consultorio médico es un riesgo de violación de información que está en aumento», explica Pam Dixon, directora ejecutiva del Foro de Privacidad Mundial, una organización sin fines de lucro.

Si es robado, tu número de seguro social (SSN, en inglés) les ofrece a los delincuentes un fácil acceso a tu información personal de salud y financiera, y es posible que te roben tu identidad. Y la información confidencial, como los números de seguro social, se obtiene en más del 70% de las violaciones de información en hospitales, según un estudio reciente publicado en Annals of Internal Medicine.

Además, por lo general, aunque hay algunas excepciones, los proveedores de atención médica no necesitan realmente tu SSN, aunque es posible que algunos te lo pidan para poder localizarte si surgen problemas de facturación. «Entonces, cuando mi proveedor de atención médica me pide el número de seguro social, dejo el espacio en blanco y le recomiendo a otros pacientes que hagan lo mismo», dice Dena B. Mendelsohn, asesora principal de políticas de Consumer Reports.

Pero ¿qué deberías hacer si el proveedor de atención médica, la recepcionista o supervisora del consultorio médico o el empleado del hospital insiste? Este es nuestro consejo.

Conoce la ley

En general, no tienes la obligación de proporcionar tu número a los proveedores de atención médica (pero ellos tampoco están obligados a admitirte como paciente). Es probable que las aseguradoras de salud te lo pidan, y debes brindarlo si ingresas a un hospital de la red VHA (Administración de Salud para Veteranos).

Si usas Medicare, debes brindar tu MBI, según Medicare, debes cuidar la nueva tarjeta como si fuera una tarjeta de crédito. Solo debes proporcionarle tu número «a médicos, farmacéuticos u otros proveedores de atención médica, tu aseguradora o personas de confianza que manejan Medicare a tu nombre». Recuerda que hasta finales de 2019, los proveedores pueden usar las nuevas identificaciones de Medicare o las anteriores para comunicarse con el Centro de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) o solicitar su pago.

Cómo decir que no

Si te piden el SSN en un formulario, y dejar el espacio en blanco te arriesga a que no te admitan, rehúsate cortésmente a darlo.

También puedes expresar tu preocupación, explicando que no te da seguridad compartir tu número de seguro social porque te preocupa el robo de identidad. Y pregunta por qué el centro de atención médica necesita ese número, sugiere Eva Velasquez, presidenta y directora ejecutiva del Centro de Recursos para el Robo de Identidad (ITRC), un grupo sin fines de lucro que ayuda a las víctimas de fraude.

“Cuando me encontré con este problema y les pregunté por qué lo necesitaban, la recepcionista me dijo: ‘No lo necesitamos, simplemente no hemos cambiado el formulario’”, cuenta Velasquez. «Así que en parte es solo una falla organizativa”.

En algunos casos, tu proveedor de atención médica puede decir que necesita el número de seguro social simplemente porque debe completar una sección en sus registros médicos computarizados. ¿La solución? Pídeles que usen ceros.

Si te dicen que es para que puedan localizarte en caso de problemas de facturación, ofrece una alternativa, como tu teléfono celular. Pero Dixon advierte que no es recomendable compartir otros datos, como tu licencia de conducir. «Es mejor que mantengas la mayor cantidad de números que te identifican fuera de circulación», afirma.

Pregúntale al personal sobre sus prácticas de seguridad y repite tus preocupaciones al médico si todavía tienes dudas. «Si tu proveedor de atención médica o el personal de recepción insisten en usar tu número de seguro social, pregúntales por qué y cómo protegerán tu información», dice Mendelsohn.

No puedes estar seguro de que las prácticas de seguridad de tu proveedor de atención médica sean lo suficientemente sólidas. Una investigación publicada este año en JAMA Internal Medicine, que analizó las causas de 1,138 violaciones de la información de salud protegida, encontró que el 53 por ciento eran «atribuibles a los propios errores o negligencia de las entidades de atención médica», según los autores.

Por último, considera hacer un cambio: «Si la respuesta que obtienes no es satisfactoria, quizás es conveniente preguntarte si este proveedor de atención médica es el adecuado para ti», concluye Mendelsohn.

Fuente: consumerreports.org

The Dominium Group