¿Qué son los adaptógenos? ¿Realmente funcionan?

14
que-son-los-adaptogenos-realmente-funcionan

Los adaptógenos son unas plantas que combaten el estrés y equilibran el cuerpo. El término «adaptógeno» fue acuñado por el toxicólogo soviético NV Lazarev en 1947 para describir una sustancia con resistencia a influencias adversas como el estrés.

El concepto se basó en un endocrinólogo húngaro-canadiense llamado Hans Selye, quien analizó la respuesta al estrés de los humanos en tres fases: alarma, resistencia y agotamiento. Se cree que los adaptógenos disminuyen nuestra sensibilidad al estrés externo, manteniéndonos en la fase de resistencia, es decir, manteniéndonos en calma. Algunos adaptógenos se encuentran comúnmente en ayurveda, un sistema médico que se originó en la India hace más de 3.000 años, pero no todos los adaptógenos son ayurvédicos.

¿Cuáles son los beneficios de los adaptógenos?

Generalmente, los adaptógenos ayudan al cuerpo a lidiar con el estrés físico y mental. “Esta clase de hierbas, y el ashwagandha en especial, creo que van realmente con el estilo de vida que llevamos muchos de nosotros en ésta época», dice Grace Galanti, una herbolaria capacitada que cultiva adaptógenos como raíz de ashwagandha y albahaca tulsi en Furnace Creek Farm en el condado de Berks, Pennsylvania. El ashwagandha y otros adaptógenos son para el típico estilo de vida de las ciudades ajetreadas de ahora, para gente de la tercera edad que necesitan energía o atletas y personas con estilo de vida fitness.

¿Cómo puedes tomar adaptógenos?

Lo que Dra. Amy Shah, MD recomienda es consumir polvo de adaptógeno o píldoras diariamente durante un período de varios meses, ya que tomando poco y de vez en cuando no tiene el mismo efecto en nuestro organismo.

Algunos adaptógenos

Las dos hierbas adaptogénicas más ampliamente estudiadas en la medicina occidental son ashwagandha y rhodiola. Aún así, una variedad de adaptógenos se han adoptado en todo el mundo. Aquí hay algunas claves para saber:

  • Ashwagandha: Es una hierba ayurvédica que ha sido usada para combatir el estrés por siglos, y los estudios modernos refuerzan su potencial para reducir el estrés y la ansiedad en los adultos. La raíz también ha sido adoptada en el mundo de la comida: es un ingrediente común en la lk”) y utilizada por chefs como Angela Dimaguya, el ex chef ejecutivo de Missileche lunar (“moonmion Chinese, para imbuir platos como pescado al vapor en una olla de barro con un sabor profundo y terroso.
  • Rhodiola: Se ha utilizado como fuente de energía durante siglos, los vikingos ya usaban la rhodiola antes de las redadas. Incluso los cosmonautas a bordo de la Estación Espacial Rusa usaron la suculenta flor amarilla para elevar sus estados de ánimo mientras flotaban por el espacio. Más recientemente, un estudio de 2013 publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research encontró que los ciclistas amateurs que recibieron rhodiola pudieron completar una carrera cronometrada de seis millas, más rápido que el grupo placebo y finalizaron su precalentamiento con frecuencias cardiacas más bajas, algo bastante sano.
  • Cordyceps: Cordyceps, reishi y chaga son algunos de los muchos hongos funcionales ricos en antioxidantes con el potencial de aumentar la energía, estimular el sistema inmunológico y reducir el estrés. Los cordyceps son especialmente conocidos por tener efectos energizantes, debido a sus beta-glucanos, que se cree además que contienen propiedades antiinflamatorias.
  • Reishi: Además de sus propiedades antioxidantes, estos hongos pueden mejorar la respuesta inmune y mantener la piel joven, reduciendo la oxidación dérmica.
  • Chaga: Este hongo forma parte fundamental de la medicina natural en el norte de Europa. Los hongos Chaga son una de las fuentes más ricas de antioxidantes en la naturaleza, y se usan comúnmente para reducir la inflamación y aumentar la inmunidad además de que evita tumor cancerígenos por su compuesto inotodiol.
  • Mucuna Pruriens: Denominado mucuna pruriens, una «leguminosa de dopamina», es una leguminosa nativa de África y Asia tropical. Sus semillas contienen alrededor de 3.1-6.1% de L-DOPA, el precursor de los neurotransmisores como la dopamina y la adrenalina. Si bien se necesita más investigación, se cree que tiene un valor terapéutico, particularmente para reducir el estrés psicológico.
  • Tocosh: un polvo derivado del salvado de arroz, el tocosh es rico en vitamina E y, por lo tanto, se le atribuyen propiedades para mejorar la piel.
  • Tulsi: Si bien se parece a la albahaca que comúnmente usamos, el Tulsi es muy usado como un té calmante en la medicina ayurvédica. «Me gusta comer algo cuando estoy en el campo porque me puedo dormir más fácilmente y me siento descansado al día siguiente», dice Galanti. «Tulsi tiene un componente mental más que ayuda con la energía agotada, y pienso en ashwagandha como una fuerza física y resistencia: los emparejó mucho».

Por Emiliano Ulloa. Nutriólogo clínico y homeópata