Saber perdonar: Un proceso liberador

31
saber-perdonar-un-proceso-liberador

Saber perdonar no es fácil.¿Cómo perdonar si nos han hecho tanto daño? ¿Se puede aprender a perdonar? En este interesante artículo de develamos las claves.

Martin Luther King afirmó que “el que es incapaz de perdonar, es incapaz de amar”. De hecho, el perdón es uno de los actos más admirables del ser humano porque implica que, a pesar de los daños que podamos haber sufrido, hemos sabido dejar atrás el pasado y podemos mirar al futuro asumiendo una nueva perspectiva.

Muchas personas se resisten a perdonar pues creen que eso significa volver a exponerse al daño o que el otro debe pagar por lo que ha hecho y no se merece que lo perdonen, pero perdonar es en realidad un acto egoísta, un favor que nos hacemos a nosotros mismos, y la capacidad de perdonar es un signo de inteligencia emocional. Decía Buda que «empeñarse en la ira es como aferrarse a un carbón ardiente para arrojárselo a otro: quien se quema eres tú».

Perdonar no implica aceptar lo que nos hizo la otra persona o que esa persona no tenga que asumir las consecuencias de sus actos, significa liberarnos de las emociones que nos bloquean y nos impiden avanzar.

Las consecuencias de no saber perdonar

Cuando albergamos rencor y resentimiento causado por hechos que ocurrieron en el pasado y rumiamos esos hechos recordándolos es como si en nuestro cerebro siguiera actualizando todo el dolor sufrido. Además, las consecuencias de no saber perdonar no sólo son a nivel emocional, sino que la rabia también nos afecta a nivel físico. El resentimiento crónico es perjudicial para nuestra salud, como se ha demostrado en numerosas investigaciones.

Cuándo ya no tenemos contacto la persona que nos hizo daño simplemente nos hacemos daño a nosotros mismos, pero cuando el rencor es hacia personas importantes en nuestra vida, como nuestros padres, nuestra pareja o nuestros hermanos no sólo sufrimos nosotros sino que la relación con esa persona se ve profundamente afectada.

¿Cómo aprender a perdonar?

Saber perdonar es una actitud, una decisión que nos permite crecer porque en vez de albergar ira y rencor, elegimos aceptar el pasado y seguir adelante. El primer paso para no caer en la trampa del resentimiento consiste en comprender que la imposibilidad de perdonar genera sentimientos muy negativos que terminan haciéndonos daño.

Todos tenemos heridas emocionales, pero si nos convertimos en esclavos de los sentimientos negativos que estas generan, nos causaremos aún más daño. El segundo paso para aprender a perdonar consiste en darnos cuenta de que somos los únicos responsables de nuestros sentimientos. Quizás no somos responsables de lo que nos ha sucedido, pero sí de cómo nos sentimos al respecto.

El tercer paso para saber perdonar es estar dispuestos a perdonar. Puede parecer una verdad de Perogrullo, pero en muchas ocasiones nos engañamos pensando que queremos perdonar cuando en realidad la herida se mantiene abierta y no estamos listos para pasar página. No se perdona con las palabras, sino con el corazón, porque perdonar tiene un trasfondo cognitivo, pero también contiene una enorme carga emocional.

Saber perdonar de verdad

El perdón es un acto íntimo que nos reportará paz y nos permitirá vivir de una manera más plena. Para saber perdonar de verdad, es importante comprender por qué la otra persona nos causó daño.

Juzgar a una persona en su conjunto permite adoptar una visión más objetiva de los hechos y, así, logras distanciarte del influjo de las emociones negativas que estás experimentando, logras que estas no empañen el cristal con el cual estás valorando la situación.

Una estrategia útil es escribir una carta de perdón en la que intentas comprender porqué el otro pudo haber hecho lo que hizo, ponerte en su lugar.

No obstante, a veces el dolor es demasiado fuerte y el resentimiento se ha enquistado muy adentro, por lo que resulta difícil perdonar. En esos casos lo más conveniente es que busques ayuda especializada para que aprendas a manejar esas emociones y a valorar lo acontecido bajo otro prisma. Un psicólogo puede darte nuevas pautas e indicarte caminos diferentes que te ayudarán a asimilar lo que ha ocurrido y te permitirán liberarte del rencor.

Por Rosario Linares. Lic. en psicología