Señales que indican que debes ocuparte de tu salud mental

6
senales-para-ocuparte-salud-mental

¿Estás comiendo más de la cuenta o casi nada? ¿No duermes bien? ¿No tienes energía y estás de mal humor? Podrían ser señales de problemas mentales.

Hoy en día puede ser difícil identificar posibles problemas de salud mental si llevamos una vida acelerada, que no nos deja tiempo a hacer un alto en el camino para observar qué tal estamos internamente, es decir, cómo anda nuestra salud mental.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de salud mental? La salud mental incluye el bienestar emocional, psicológico y social. Afecta, por tanto, a nuestra forma de pensar, sentir y actuar en la vida. También es decisiva para manejar el estrés, las relaciones sociales y la toma de decisiones.

¿Y qué serían las enfermedades mentales?

Son afecciones graves que pueden afectar a nuestra manera de pensar, nuestro humor y nuestro comportamiento. Esto obviamente puede tener un impacto negativo en las relaciones sociales y, por supuesto, en cómo funcionamos en el día a día. Las enfermedades mentales pueden alargarse en el tiempo o cursar de manera ocasional.

¿Cómo detectar un problema de salud mental? Saber si una emoción es normal o no lo es no es sencillo, pero hay una serie de señales que advierten de que algo no va bien. Son las siguientes:

Sentirse ansioso o preocupado

Todos nos preocupamos o estresamos de vez en cuando. Pero la ansiedad podría ser un signo de un trastorno de salud mental si la preocupación es constante e interfiere todo el tiempo. Otros síntomas de ansiedad pueden incluir palpitaciones del corazón , dificultad para respirar , dolor de cabeza , sudoración, temblores, sensación de mareo, inquietud, diarrea o una mente acelerada.

Sentirse deprimido o infeliz

Los signos de depresión incluyen estar triste o irritable durante las últimas semanas o más, falta de motivación y energía, perder interés en un pasatiempo o estar lloroso todo el tiempo.

Arrebatos emocionales

Todos tenemos diferentes estados de ánimo, pero los cambios repentinos y dramáticos en el estado de ánimo. Como angustia extrema o enojo, pueden ser un síntoma de enfermedad mental.

Problemas de sueño

Los cambios duraderos en los patrones de sueño de una persona podrían ser un síntoma de un trastorno de salud mental. Por ejemplo, el insomnio podría ser un signo de ansiedad o abuso de sustancias. Dormir demasiado o muy poco podría indicar depresión o un trastorno del sueño.

Cambios de peso o apetito

Para algunas personas, la fluctuación de peso o la pérdida rápida de peso podría ser una de las señales de advertencia de un trastorno de salud mental. Como la depresión o un trastorno alimentario.

Tranquilo o retraído

Alejarse de la vida, especialmente si se trata de un cambio importante, podría indicar un trastorno de salud mental. Si un amigo o un ser querido se aísla con regularidad, es posible que tenga depresión, trastorno bipolar, un trastorno psicótico u otro trastorno de salud mental. Negarse a participar en actividades sociales puede ser una señal de que necesitan ayuda.

Abuso de sustancias

El uso de sustancias para sobrellevar la situación, como el alcohol o las drogas, puede ser un signo de problemas de salud mental. El uso de sustancias también puede contribuir a la enfermedad mental.

Sentirse culpable o inútil

Pensamientos como ‘Soy un fracaso’, ‘Es mi culpa’ o ‘No valgo nada’ son signos posibles de un trastorno de salud mental, como la depresión. Es posible que su amigo o ser querido necesite ayuda si con frecuencia se critica o se culpa a sí mismo. Cuando es severo, una persona puede expresar un sentimiento de lastimarse o suicidarse.

Cambios en el comportamiento o los sentimientos

Un trastorno de salud mental puede comenzar como cambios sutiles en los sentimientos, el pensamiento y el comportamiento de una persona. Los cambios continuos y significativos podrían ser una señal de que tienen o están desarrollando un trastorno de salud mental. Si algo no parece “del todo correcto”, es importante comenzar la conversación sobre cómo obtener ayuda.

Por Bárbara García. Peridista de temas de salud