¿Valdría la pena salvar tu relación?

9
vale-la-pena-salvar-relacion

No es una pregunta fácil. Por eso, en este artículo identificaremos diez señales que pueden ayudarte a saber si hacer esa inversión valdrá la pena.

Decidir si terminar o salvar una relación no es sencillo, son muchos los factores que influyen e inclinan la balanza hacia un lado u otro. Por eso, es necesario que seas capaz de reconocer las señales que te permitan saber si el esfuerzo por recuperar la relación valdrá la pena.

Es importante que determines si tu pareja incrementa o le resta valor a tu vida, a tu felicidad y a tu bienestar emocional; de lo contrario, ¿qué sentido tendría continuar en una relación que te hace sufrir?

1.- Disfrutas de pasar tiempo con tu pareja

El hecho de que la compañía de otro nos amargue puede ser una razón suficiente para terminar una relación. El tiempo es fundamental. Si no hay tiempo para compartir, para ser y estar, para amar y valorar, ¿realmente hay una relación? Así, si disfrutas el tiempo con tu pareja, es una buena señal.

2.- Confías en él o ella

La confianza que da paso a la complicidad es el fundamento de la relación, es lo que permite que las parejas se mantengan unidas y toleren las diferencias y discrepancias. Es un buen indicio que aún confíes en tu pareja; si no lo haces, detente a pensar por qué. La confianza vale mucho porque es la que te proporciona la seguridad para abrir tu corazón con la certeza de que serás aceptado y respetado.

3.- Juegan juntos

El juego es uno de los mejores escenarios para que los dos pasen un rato agradable. La diversión, el tiempo de ocio que compartes con tu pareja puede ayudarte a que disfrutes más de su compañía. El hecho de que compartáis ratos divertidos es una muy buena señal para salvar tu relación.

4.- Comparten valores y creencias

Los seres humanos somos lo que creemos y lo que valoramos, y si puedes expresar y compartir lo que eres ante tu pareja, es una buena señal. Será más fácil que te sientas comprendido y que el otro también se sienta así.

5.- Eres libre

Si puedes expresar lo que eres con total libertad, sin temor a a la crítica es una buena señal. Si esa persona te ayuda a expresar lo que realmente eres y te acepta, estás en una buena relación. Ten presente esto a la hora de decidir salvar tu relación, ya que esta no debe estar basada en el temor o el dominio, sino en la libertad.

6.- Hay respeto mutuo

El respeto es ver a la otra persona como es, aceptar y ser consciente de su individualidad (Fromm, 2014). Respetar implica reconocer al otro, mirarlo, comprenderlo y apreciar sus cualidades.
En este sentido, la colaboración es una buena señal. Es necesario que ninguno de los dos se sienta usado, humillado, explotado o despreciado, y que las líneas de comunicación estén abiertas con respecto al crecimiento y al cambio.

7.- Tu pareja te apoya

Si en tu relación sientes que la otra persona nunca está disponible para ti cuando atraviesas dificultades, no es una buena señal. Por el contrario, si en ella encuentras a alguien que te apoya en los momentos difíciles y trabaja para ayudarte a tener éxito, es probable que tu relación valga la pena el esfuerzo.

8.- Puedes estar en desacuerdo

En las relaciones, las discusiones son comunes y los desacuerdos una norma. Por eso, si puedes estar en desacuerdo con tu pareja y aun así ser respetado, valorado y apreciado es una buena señal que vale el esfuerzo salvar tu relación.

9.- Las expectativas son realistas

En una relación sana, ambas partes deben aceptarse y respetarse mutuamente. Ninguna persona puede vivir constantemente a la altura de las fantasías de otra persona; tales expectativas son una receta para el desastre.
Las expectativas muchas veces impiden conocerse y hace que la convivencia se torne difícil. Es una buena señal para salvar tu relación si las expectativas que tienes y que tiene tu pareja son realistas y no están basadas en fantasías e ideales inalcanzables.

10.- Ambos están interesados en la relación

Si de verdad quieres salvar tu relación, debes fijarte en si tu pareja tiene el mismo interés. De nada te sirve esforzarte y luchar si la otra persona no está en sintonía contigo ni dispuesta a hacer algo para sacar adelante lo que tienen juntos.

Si estás dispuesto a salvar tu relación, haz un examen sincero del estado de la misma e intenta ser honesto contigo mismo y con tu pareja. Pregúntale si está dispuesta a compartir tu intención.

No te apresures a tomar una decisión, mantén calma, expresa lo que estás sintiendo y escucha tu propia voz interior. ¡La decisión es tuya.

Por Juan Corbin. Lic. en psicología

The Dominium Group