Várices y Celulitis: Un vínculo peligroso

293
varices celulitis vinculo peligroso

La celulitis está determinada por factores genéticos y hormonales, hábitos de alimentación, rutinas sedentarias y falta de ejercicio físico; pero también por la mala circulación.

Muchas veces hemos oído que la temida celulitis está provocada por múltiples factores, entre ellos la mala circulación venosa. ¿Qué relación hay entre la celulitis y estos problemas circulatorios? ¿Tienen causas similares, síntomas parecidos, influyen una en otra?

El Dr. Miguel Gramajo, especialista en trastornos venosos y flebología restaurativa, explica que conviene hacer el tratamiento simultáneo de arañitas y celulitis:

“Hay estudios científicos que avalan la relación entre los problemas venosos periféricos y la celulitis. La presencia de pequeños derrames, también llamados arañitas, se suelen dar simultáneamente, por lo que se supone que puede haber una causa común”.

Por otra parte, la acumulación de líquido, grasa y toxinas en la celulitis puede verse favorecida por problemas circulatorios y a la vez, la celulitis provoca más alteraciones en la microcirculación.

Los tratamientos

Entre los tratamientos más efectivos para la celulitis el Dr. Gramajo afirma que las lociones y cremas actúan de una forma superficial y llevan mucho tiempo en producir efectos notables; en cambio, destaca la mesoterapia, que es localizada, se hace mediante inyecciones y aporta sustancias que mejoran el cuadro. “Este tratamiento se puede realizar independientemente o junto con la fleboterapia restaurativa, que también es ambulatoria y probadamente eficaz, ya que regenera las paredes de los vasos y la arañita se borra porque el derrame se reabsorbe”.

No solo las arañitas son un síntoma de alarma. La pesadez y los edemas, cuando son signos de un problema venoso, pueden aumentar el riesgo de celulitis.

La insuficiencia venosa de las extremidades inferiores provoca el enlentecimiento del retorno venoso y la dilatación de los capilares; éstos dejan escapar fluido sanguíneo en la zona de la piel donde se asienta el tejido graso, que se va fragmentando por la presión del líquido salido de los capilares.

Ello provoca que la grasa no se compacte correctamente, pierda su estructura normal y se acumule formando núcleos de grasa más anárquicos.

“Existe un efecto hormonal en la mujer que favorece que estos núcleos de grasa (adipocitos) se rellenen de triglicéridos y se depositen en las piernas y el abdomen”, recuerda el médico.

En este caso, la consulta precoz con el flebólogo puede detectar problemas venosos y prevenir males mayores a la vez que termina con las molestias.

No se puede luchar contra la genética o los factores hormonales, pero sí se puede trabajar para prevenir la mala circulación y con ello, ayudar a la prevención y eliminación de la celulitis.

Algunas ideas

  • Evitar la retención de líquidos y el sobrepeso, porque empeoran ambos problemas. ¿El enemigo número uno? Las gaseosas, porque producen ambos.
  • No dejarse ganar por el sedentarismo porque afecta al retorno venoso. En el trabajo procurar levantarse y dar cortos paseos si se permanece sentada durante mucho tiempo. Consultar sobre rutinas de ejercicios para los músculos de las piernas en aquellas profesiones que obliguen a pasar muchas horas de pie.
  • Tomar anticonceptivos orales sólo bajo prescripción, ya que los estrógenos aumentan los trastornos venosos, favorecen la retención de líquidos y la celulitis.
  • Usar zapatos con un tacón máximo de 5 cm. Favorecerá el ejercicio muscular de las piernas.
  • Practicar ejercicio para favorecer la circulación. Los de alto impacto no son convenientes para la celulitis según algunos especialistas, pero caminar, el pilates, el yoga, el ciclismo y la natación son muy recomendados.
  • Incluir en nuestra dieta verduras, fibra, frutas y beber agua en abundancia (2 litros al día).

Por el Dr. Miguel Gramajo. Especialista en flebología

Para más información, visite www.quickliftmd.com o contacte al personal del Dr. Kim llamando a Colorado Aesthetic & Plastic Surgery al (303) 741-3131 para obtener una consulta gratuita. Podemos ayudarle en español.