Las lámparas de manicura podrían tener riesgos para la salud

306
Las lámparas de manicura podrían tener riesgos para la salud
© [Golib Tolibov] / Adobe Stock

De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) “estas máquinas son usadas para secar (o “curar”) las uñas artificiales o el esmalte de gel para uñas”. Estos elementos suelen crear dudas sobre los riesgos que tiene su uso por la exposición a los rayos ultravioleta a los que una persona se somete.

En la esteticista o en casa ya no hay mujer a la que no le guste llevar una manicura impecable y cada vez son más las mujeres que recurren a la aplicación de esmaltes en gel o semipermanentes para lucir siempre unas uñas perfectas.

Como todos sabemos, los esmaltes de uñas semipermanentes y los esmaltes en gel son productos foto endurecibles , es decir, requieren el uso de herramientas especiales, las llamadas lámparas UV o lámparas LED, para su secado pero debemos tener cuidado porque en realidad, existe un peligro de las lámparas para manicura del que nadie habla.

¿Qué riesgos tiene una práctica aparentemente inofensiva?

Para conocer mejor las lámparas de esmalte de uñas semipermanentes, primero debemos decir que existen básicamente dos categorías , las lámparas UV y las lámparas LED.

Lámparas UV y lámparas LED para tus uñas

Desde un punto de vista físico, la diferencia sustancial entre los dos tipos de lámparas radica en que las lámparas UV emiten un amplio espectro de radiación mientras que las LED siguen emitiendo radiación pero solo UVA (que es la única radiación necesaria para conseguir la polimerización del esmalte).

Las lámparas UV emiten una luz cálida y, en comparación con las lámparas LED que emiten una luz fría , consumen mucha energía y tienen una vida más corta. Las bombillas de las lámparas LED tienen una duración de 35-50.000 horas de actividad (incluso más si el uso es discontinuo) frente a las aproximadamente 1000 horas de las lámparas UV tradicionales, por lo que el mantenimiento de una lámpara LED es inevitablemente menor al no requieren el reemplazo periódico de las bombillas. Además, las lámparas LED son más potentes y esto traducido en eficiencia se traduce en un menor tiempo de polimerización del esmalte. Sin embargo, hay que decir que, el costo de las lámparas LED en comparación con las lámparas UV es más alto, aunque en los últimos años las diferencias son cada vez más pequeñas.

Después de explicar de manera muy breve y simplista la diferencia entre las lámparas UV y las lámparas LED, intentemos comprender si estas herramientas son seguras para nuestra salud o sería recomendable limitar su uso.

¿Cómo nos pueden afectar?

Los rayos UV que emiten las lámparas para secar el esmalte de uñas semipermanente tienen el mismo efecto y el mismo impacto sobre la piel que las lámparas de bronceado por lo que, según ha surgido de algunos estudios, parecería que la exposición descontrolada y sin protección a la radiación a largo plazo de los rayos UV podrían predisponer al desarrollo de enfermedades de la piel , especialmente cáncer de piel.

Por el momento no existe una evidencia científica sustancial que relacione la utilización de estas lámparas con el desarrollo de cáncer, pero lo cierto es que comienzan a darse a casos que sí se relacionan. De hecho, se ha sabido que el Aderson Cancer Center de la Universidad de Texas, informó de dos mujeres que presentaban un tumor muy similar en el dorso de la mano y que compartían exposición frecuente a lámparas de rayos UV para secar el esmalte de uñas.

Evidentemente con estos números no es posible hacer ninguna estadística ni hablar de un cierto nexo de causalidad entre la exposición a los rayos ultravioleta y el desarrollo de tumores cutáneos, pero lo cierto es que es necesario profundizar en el tema para poder ser capaz de dar respuestas que sean más concretas.

Cómo evitar los riesgos con las lámparas de manicura

Por otro lado, la prudencia nunca está de más, así que un truco útil puede ser aplicarte una crema de manos con factor de protección a los rayos UV para que puedas consentirte con tu manicura sin ningún riesgo ni preocupación o los guantes de manicura que podemos encontrar fácilmente en todas las tiendas especializadas, en la práctica son guantes que dejan descubiertas solo las uñas para reducir drásticamente la superficie de la piel expuesta a la radiación. •

Por Mar Aguilar. Periodista de temas de consumo y estilo de vida

The Dominium Group